¿Cómo ahorrar en la factura de luz sin morir en el intento?

junio 18, 2018

No podemos negar que la electricidad es el motor que nos impulsa: le da poder a nuestros dispositivos móviles, nos permite tener acceso a Internet, nos proporciona movilidad a través de los trenes o los coches eléctricos… en definitiva, hace nuestra vida más fácil brindándonos confort a través de diferentes equipos electrónicos. Sin embargo, su uso indiscriminado no solo nos lleva a gastar más de la cuenta, sino también a dañar innecesariamente al planeta.

Somos seres de costumbres, y son precisamente los malos hábitos los que nos hacen gastar cientos de euros anuales de más. Afortunadamente, cambiando algunas cosas podríamos ahorrar mucho dinero en la factura de la luz, y al mismo tiempo contribuir con el saneamiento de reducir nuestro impacto en el medio ambiente.

Convierte a la decoración en tu aliada

El uso de complementos como cortinas y alfombras podría hacerte ahorrar hasta un 25 % de electricidad anual. Las alfombras servirán para contrarrestar el frío en invierno mientras que las cortinas o persianas te permitirán aprovechar tanto la luz solar como su calor, conservándolo en el interior de tu hogar. En verano, guarda tus alfombras y utiliza solo las cortinas para bloquear las altas temperaturas.

Así podrás usar menos la calefacción y el aire acondicionado, y aumentar tus niveles de vitamina D, lo cual influirá positivamente en tu humor. ¡Triple ganancia!

Reemplaza tus bombillas

Las lámparas halógenas ya no son la mejor opción para darle luz a tus espacios, más aún cuando usan hasta 10 veces más energía que las bombillas LED. Al reemplazar tus bombillas por unas de bajo consumo, no solo ahorrarás dinero en la factura eléctrica, también alargarás el tiempo entre los reemplazos, porque estas bombillas están diseñadas para durar hasta 50.000 horas, 25 veces más que las halógenas.

Préstale atención a tu frigorífico

Disminuye el impacto que tiene el frigorífico en el recibo de luz haciéndole mantenimiento periódicamente, distribuyendo adecuadamente los alimentos y abriendo la puerta con moderación. La formación de escarcha en el congelador puede reducir la potencia de la refrigeración, así que evítala manteniendo una temperatura de -18° C en el congelador.

Aprovecha los ciclos de lavado

Tu lavadora está fabricada para funcionar con diferentes ciclos y niveles de carga, de acuerdo con la cantidad y tipo de ropa a lavar. Familiarízate con cada uno de ellos y utilízalos de forma adecuada. Además, lavando con agua fría y podrás reducir hasta en un 60 % su consumo de energía.

No dejes tus dispositivos en stand-by

Aunque no lo sepas, cada vez que apagas tu televisor con el mando, el equipo queda en modo stand-by y sigue utilizando electricidad. Por eso, acostúmbrate a apagarlo siempre en el botón del mismo televisor y haz lo mismo con los demás electrodomésticos o mejor aún, ¡desenchúfalos después de usarlos!

Otros consejos para ahorrar en tu factura de la luz

Puedes potenciar el ahorro de energía teniendo en cuenta las características propias de cada electrodoméstico o aparato eléctrico. Por ejemplo, un televisor de pantalla de plasma consume casi 3 veces más energía que uno de pantalla LCD. Otro factor que puedes tomar en consideración es el etiquetado. Reemplazar tus dispositivos electrónicos por unos de etiquetas más eficientes podría hacerte ahorrar hasta 30 euros anuales.

Como ves, colaborar con el cuidado del planeta puede traerte beneficios económicos sin necesidad de disminuir tu calidad de vida. Ahora que ya sabes cómo ahorrar en tu factura de luz sin morir en el intento, solo te queda una cosa por hacer: intentarlo.