¿Es legal alquilar mi coche a otro particular?

agosto 30, 2017

¿Tienes un coche que no usas a diario y quieres sacarle rendimiento? ¿Te has dicho varias veces en voz alta "necesito alquilar mi coche" pero no sabes muy bien cómo hacerlo? ¿Deseas un coche de alquiler barato y con todas las garantías? La respuesta a todas estas preguntas, tanto para los que buscan coches de alquiler baratos y suelen compartir coche, como para los que desean alquilar el suyo, pasa por el alquiler entre particulares, también conocido como "car sharing". Hoy te contamos las ventajas de esta práctica para que te animes a probarlo.

Por qué se ha hecho popular alquilar el coche entre particulares

Cuando pensamos en alquilar un coche es común que nos vengan a la mente las clásicas empresas de renting. No obstante, cada vez más están progresando otro tipo de alternativas a través de plataformas que fomentan la economía colaborativa. Es decir, aquella que no se basa en un acuerdo entre particulares que no buscan un enriquecimiento, sino compartir y reducir sus gastos cotidianos.

En esta línea, el alquiler de coches entre particulares cumpliría esa doble función. Por un lado, permite al dueño del vehículo reducir sus gastos en facturas como gasolina, mantenimiento o impuestos, pudiéndolo alquilar por horas o por días concretos a otros particulares. Además, también es una forma de aprovechar mejor los elementos con los que contamos y no fomentar el consumismo masivo e irresponsable.

Por otra parte, se trata de una práctica que puede causar recelo y muchos desconfían al pensar más en los riesgos de alquilar el propio coche que en las ventajas. Factores como el deterioro del vehículo por un uso diferente al habitual, o dudas sobre qué ocurre en caso de accidente, son algunas de las trabas habituales.

Cuestiones legales sobre compartir coche

En cualquier caso, es conveniente que propietario y viajero firmen un contrato en el momento del alquiler para evitar cualquier contratiempo. De este modo nos evitaremos problemas en cuanto al seguro, a la conducción del mismo si nos para la Policía o al hecho mismo de intentar "hacer negocio" alquilando el vehículo. Por ello, quizá la forma más recomendable y segura para ambas partes a la hora de alquilar un coche entre particulares sea anunciarlo en alguna de las aplicaciones para compartir coche que ya existen y poner las cuestiones legales a su disposición.

Las citadas plataformas suelen cobrar porcentajes en torno al 15 %, como hace, por ejemplo, Socialcar. A cambio, además de facilitar el contacto entre el dueño del vehículo y el que lo necesita puntualmente, garantizan la efectividad de los pagos y tramitan y gestionan un seguro extra con coberturas adicionales. De este modo, todo queda atado y bien claro y no se producen malentendidos ni problemas derivados del alquiler.