Conoce tus derechos de indemnización en caso de despido improcedente

septiembre 7, 2017

Ser despedido no es plato de buen gusto para nadie, pero, si te toca hacer frente a la situación de perder tu puesto de trabajo en condiciones irregulares, no puedes hacerlo sin tener unas nociones básicas sobre qué hacer y cuáles son tus derechos. Si es el caso, puedes pedir una indemnización por despido improcedente, pero tienes que conocer en qué casos se considera como tal y cómo se calculará la cuantía de dicha indemnización.

En este post, te explicamos todo lo que necesitas saber.

¿Cuándo tienes derecho a una indemnización por despido improcedente?

Cuando tengas tu despido, lo primero que debes hacer, si lo consideras improcedente, es impugnarlo. Hasta 2012, la empresa podía reconocer la improcedencia y ofrecer una indemnización en la misma carta de despido. Pero, desde la reforma de 2012, esto ya no es posible y has de impugnar el despido.

Tienes dos opciones: que la empresa reconozca en un acto de conciliación esta improcedencia o bien que el juez la determine. En ambos casos, la empresa puede ofrecerte una indemnización o readmitirte en tu puesto de trabajo.

Muchas veces, los despidos improcedentes son pensados como despidos disciplinarios y, delante de un juez, se demuestra que carecen de fundamento. Por tanto, si no estás conforme con las circunstancias en las que has perdido tu empleo y crees que las razones que alega la empresa no son suficientes o no se justifican legalmente, debes recurrir a la vía judicial.

¿Cuántos días por despido improcedente se tienen en cuenta?

Para los contratos que estaban en vigencia antes del 12 de febrero de 2012, se cuentan en la indemnización 45 días por año trabajado, hasta dicha fecha, y 33 días por año trabajado a partir de la misma y hasta la fecha de finalización del contrato. En este caso, se pagarán un máximo de 42 mensualidades.

Para los contratos que entraron en vigencia a partir del 12 de febrero de 2012, se pagarán 33 días por año trabajado y hasta la fecha de fin de contrato, con un máximo de 24 mensualidades.

Has de saber que esto sirve tanto para contratos indefinidos como para contratos temporales. Sin embargo, si un contrato se interrumpe por causas objetivas como, por ejemplo, haber contratado a una persona para un determinado servicio que después queda anulado por el cliente, esto no se considerará despido improcedente y, por lo tanto, no recibirás la misma indemnización. Si este es tu caso, podrás recibir el pago de 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades.

Además de estos, pueden darse otros casos, como que el despido sea nulo, es decir, que vulnera los derechos fundamentales y al considerarse como discriminación la empresa debe readmitir al trabajador en su puesto de trabajo; o que realmente sea un despido disciplinario y, en ese caso, no tendrás derecho a ninguna indemnización.

Por último, nunca has de confundir la indemnización por despido improcedente con el finiquito: este se te pagará en cualquier caso, incluso si no ha habido despido sino una simple finalización del contrato. El finiquito consistirá en el pago pendiente de los días trabajados, la parte proporcional de las pagas extra y el pago de las vacaciones no disfrutadas.