¿Cómo se calcula del TIN?

junio 18, 2018

La economía resulta en ocasiones complicada. Pero cuando entran en juego siglas como la TAE o el TIN entonces se puede convertir en un auténtico jeroglífico. Una buena explicación ahorra muchos quebraderos de cabeza.

En esta ocasión hablamos del TIN, el Tipo de Interés Nominal. Un indicador clave en cualquier préstamo. Básicamente es el porcentaje fijo que se paga por el dinero prestado. Por lo tanto es completamente diferente a la TAE (Tasa Anual Equivalente), el tipo de interés que refleja el coste o rendimiento efectivo de un producto. De esta manera ya le ponemos nombre y explicación a estas siglas tan habituales que vemos en las campañas promocionales de los bancos y en las páginas de empresas que ofrecen créditos rápidos.

¿Cómo influye el TIN en un préstamo?

El TIN es una especie de indicador informativo de cualquier préstamo. Marca la cantidad que tendrá que abonar un determinado cliente por el dinero que le han dejado. Es sencillamente el coste real que tiene para una persona pedir un préstamo, el peaje que debe pagar por él.

De esta manera se encuentra al margen de cualquier tipo de gasto relacionado con la operación. Aún así no tiene tanta relevancia como la TAE, que es el indicador que realmente le dice al cliente si el préstamo lo ha obtenido en unas condiciones ventajosas o no.

¿Cómo calcular los intereses de un préstamo a partir del TIN?

Una vez que se tiene claro qué representa el TIN en un préstamo, calcularlo es una tarea mucho más sencilla. Hay que tener en cuenta un dato importante. El TIN puede ser anual, mensual, semanal o diario. Normalmente se opta por el mensual.

Vamos a poner un ejemplo: un cliente solicita un crédito de 3.000 euros del que hace uso al completo con un 2,99% TIN mensual. Si lo devuelve al mes siguiente tendría que pagar por ese dinero sería 89,7 euros.

Por lo tanto el TIN no se calcula en sí mismo, sino que es un dato a partir del cual podemos ver el porcentaje que se agregará al capital prestado. Hay que tener en cuenta que en TIN por sí mismo no ofrece la información completa de lo que le va a costar a un cliente pedir prestado dinero puesto que no tiene en cuenta otros factores como la periodicidad de pagos. Por ejemplo, con un mismo Tipo de Interés Nominal la cantidad de intereses que habrá que abonar será muy diferente si los pagos se realizan mensualmente o si hay un único pago anual.

¿De dónde sale el TIN?

El Tipo de Interés Nominal (TIN) es como una rama que nace del tipo interés real. Normalmente el TIN es igual al tipo de interés real (el que establece el Banco Central Europeo) más la tasa de inflación. Este cálculo no siempre es exacto y es conocido como la Identidad de Fisher.